#baby2 : first trimester

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-7

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-1

Detalles: Vestido/Dress – Buylevard (old) | Collares/Necklaces – Lowlita&You | Anillo/Ring – Lowlita&You

Muchas me habéis preguntado qué tal está siendo este segundo embarazo y cómo me encuentro, y lo cierto es que está siendo muy distinto al vivido con #missOlivia en todos los aspectos. Recuerdo que mi primer mes del embarazo con Olivia me encontraba muy revuelta todo el día a la par que hambrienta. Lo sé, suena incongruente, y como eso no era suficiente, me sentía tremendamente cansada. Me levantaba tarde, no perdonaba una larga siesta después de comer y a las 11 de la noche ya estaba otra vez con el ojo medio cerrado. Por si os perdistéis mi aventura, por entonces estábamos en plena organización y mudanza porque nos mudábamos nada más y nada menos que a la otra punta del mundo! Esta nueva etapa no sólo significaba un embarazo, algo desconocido para nosotros, si no que nos movíamos a Buenos Aires (Argentina) los dos solos, donde todo era sería nuevo y nos daba algo de miedo. Para mi lo más incómodo no fue tanto el cansancio como esa sensación de que en cualquier momento vomitas, pero al mismo tiempo deseas comer a todas horas. Esta vez también he padecido ese revoltijo en mayor medida y cantidad, pero sin ganas de comer. Me encontraba revuelta de verdad, tanto que a penas comí durante el primer mes –ahora sí porque tomo un protector de estómago dos veces al día- y desde luego, tanta comida y cena de Navidad llena de platos que no me apetecían absolutamente nada, no ayudaban a sentirme mejor. También noté el cansancio extremo pero esta vez me obligué a no dejarme llevar. Era y soy consciente de que este embarazo va a ser más cansado por el simple hecho de tener a una bebé de 18 meses inquieta y en pleno apogeo de actividad. Pero era demasiado pronto para ya tener que estar de sofá en sofá y lo cierto es que sólo un día realmente tuve que quedarme tumbada porque mi cuerpo se agotó. Me dolía el cuerpo entero, cada músculo, no tenía fuerzas para absolutamente nada y hasta me asusté! Pero en cuestión de 24h ya volvía a estar como una rosa.

Yo sé que durante el embarazo, y más durante el primer trimestre, se recomienda reposo y actividad tranquila, pero yo no quería desentenderme de Olivia y además sé lo que es dejarte y que te traten como una princesa. Es muy bonito al principio, pero el accidente que tuvo Salva cuando yo estaba de 28 semanas o así, hizo que de un día para otro yo fuese el motor de todo. Yo era la que subía y bajaba escaleras 50 veces al día, la que iba al super a hacer la compra, la que cargaba las cosas pesadas… Y después de mis primeras 24 h de vuelta a cruda realidad, estuve tres días con un dolor insoportable de cuerpo. Había pasado de la inactividad absoluta al no parar un solo segundo, porque a esta situación se añadía el hecho de que andábamos buscando casa para mudarnos.. Pero pasados esos días, recuperé toda mi energía y me mantuve ágil y “ligera” hasta el mismísimo día que di a luz, y todo esto también lo noté en el post-parto. Físicamente me encontraba fenomenal. El mismo día del parto, a las 3 horas ya me estaba duchando yo sola y pasadas 48h haciendo “vida normal” como quien dice. Así que si me preguntáis, os diría que es MUY IMPORTANTE manteneros muy activas durante todo el embarazo. Lo único que hay que hacer es cuidar las posturas y tener cuidado con hacer esfuerzos físicos fuertes, aunque yo estuve visitando y cargando muebles en Ikea casi cada día desde el 1 de julio al 13 de agosto :) Lo gracioso es que tengo claro lo que hay que hacer pero no lo estoy aplicando… Es decir, aún no estoy haciendo nada de  deporte y ganas no me faltan, pero no sé de dónde sacar tiempo sin que afecte al trabajo y mi tiempo con Olivia&Salva. Pero tengo ganas de hacer algo y estoy debatiendo entre pilates máquinas/yoga u optar por un entrenador personal. Ahora mismo me veo en muy baja forma y mientras pueda, quiero darme un poco de caña con la tonificación!!

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-6

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-8

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-2

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-3

Si me preguntáis en general qué tal llevé el embarazo de Olivia, os diría que muy bien y que me cuidé mucho. Pero ahora que estoy viviendo este segundo, os diría que lo llevé muy bien pero no me cuidé tanto como debería. Me prometí que haría deporte y entre unas y otras cosas no moví un dedo en cuanto a ejercicio físico; en cuanto a la comida, intenté mantener mi dieta pero me concedía muchos caprichos y cuando el barrigón hizo aparición, ya no había miramientos en cuanto a lo que me concedía y lo que no. Si yo tenía un antojo, no intentaba reducirlo si no satisfacerlo. Esto de la alimentación y de los antojos es lo que más estoy cuidando esta segunda vez; estoy manteniendo una dieta sana de verdad, he vuelto a introducir mucha fruta y verdura cada día, y he eliminado casi cualquier “comida basura” como patatas fritas, etc. No estoy en modo prohibitivo, pero intento acostumbrarme a buscar otras opciones saludables cuando tengo antojos. Ahora os hablo de esto…

Cuando estaba embarazada de Olivia, me apetecían donuts, hamburguesas, patatas fritas y todas esas cosas que no acostumbro a comer. ¡Era de locos! Cosas que nunca me habían apetecido y ahora no podía parar de pensar en ellas… Mi primer antojo fue cenar casi cada día durante el primer mes manzana verde con crema de cacahuete, y no era la crema saludable que como hoy. Y estando en Buenos Aires soñaba día y noche con mejillones en escabeche, aunque allí era casi imposible encontrarlos y eran muy muy caros, así que me aficioné a los pepinillos en vinagre. No recuerdo que tuviera asco a nada ni tampoco noté que se me intensificaran los olores o sabores, pero también es cierto que yo de por sí tengo buen olfato. Ahora os voy a contar mi antojo de este segundo embarazo y cuando os lo diga vais a pensar que estoy de broma pero no. Mi antojo continuo e insaciable es comer/cenar ensalada mixta con TODOS sus ingredientes y con vinagre de manzana o estragón. Además, no puede ser gourmet, tiene que ser como la típica de bar o restaurante de playa: con atún, lechuga, tomate, zanahoria rallada de bote, maíz dulce y huevo duro. Y esta segunda vez, si que hay cosas que no puedo ni verlas ni olerlas del asco que me dan, entre ellas no puedo tomar sopas líquidas calientes, tipo caldo de hueso o sopa de sobre, y en general las cremas calientes no me apetecen demasiado. Las gambas y mariscos no me apetecen absolutamente nada y sí he notado que muchos olores se me han intensificado, sobre todo ésos que no soporto o tolero.

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-9

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-5

Seams for a desire - Jessie Chanes -pregnancy baby 2-4

En cuanto al peso, tengo más barriga que cuando estaba del mismo tiempo de Olivia, pero en kg no sé si he engordado lo mismo o menos… Aunque la barriga ha pegado un estirón durante estas tres últimas semanas y he subido varios kilos de un plumazo, y ando preocupada. De esto os voy a hablar en otro post, porque considero que es un tema importante –los cambios físicos- que nos afecta y preocupa mucho a todas ;) A nivel físico, me encuentro muy bien, con mucha energía la mayoría de los días y es que yo soy de esas que cuando está embarazada se encuentra espectacularmente bien, es como si gozase de más salud. Al punto que hace unas semanas, Salva y yo caímos con amigdalitis (placas en la garganta) y Salva empezó a tomar amoxicilina, mientras que yo opté por paracetamol cada 8h el primer día y cada 12 h el segundo. Pasados dos días no quedaba ni rastro y a penas estuve molesta! Mientras que en estado normal suelen durarme al menos una semana y son recurrentes.

Ahora que vivo esto por segunda vez, siento que tengo un mejor punto de vista de la mayoría de las cosas. Sé lo bueno y lo malo, conozco lo bonito pero también me las he visto con lo más complicado, y aunque en según qué cosas ésto se torna en algo de miedo, la mayoría de las veces me aporta seguridad y confianza porque ya no voy a ciegas… Todo lo contrario. Y hay temas de los que voy a hablar porque quise hacerlo durante el embarazo de #missOlivia pero pensaba que qué hacía una primeriza “dando lecciones” como quien dice; ahora soy madre con experiencia y creo que puedo ayudar y aportar más ;) Pero si hay de algo en concreto de lo que queréis que os hable, decídmelo!

Por cierto! Muchas me estáis preguntando sobre qué esperamos esta vez y no me voy a hacer de rogar… Un niño viene en camino! Así que voy a aprovechar el momento para repetir esa frase que he oído más que mi nombre o el de Olivia en el último mes: ¡Qué bien, la parejita! :P Pero sí, no lo voy a negar porque estoy feliz. Pensando en ella, hubiese preferido una niña y así que fueran uña y carne, pero también me apetece descubrir el mundo niño y así, si terminamos poniendo punto y final, viviré ambas cosas :)

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *