#missOlivia Updated: primer año de guarderia

cover

missOlivia 10

missOlivia 4

missOlivia 7

Hace casi un mes fue la fiesta de fin de curso de #missOlivia, y como hace tiempo que no cuento sus andanzas por aquí, he pensado que podía ser buena idea compartir con vosotras mi balance de su primer curso de guardería.

Recuerdo que la primera vez que surgió el tema “guarderia” Olivia tenía 8 meses más o menos, y obviamente era un tema que ni me había parado a pensar. Me he dado cuenta que, cuando son tan bebés, vives al día y casi nunca a medio o largo plazo. Los días suelen ser intensos y muy distintos los unos de los otros, semanas que pasan volando y días que parecen que no tienen fin, así que resulta difícil ponerse en ciertas situaciones. El caso es que cuando una de mi mejores amigas me preguntó, ya que ella trabajaba entonces en una guardería y su hija que es un mes mas pequeña que Olivia empezaría el curso, me sentí rara pensando en lo de la guardería cuando aún la consideraba un bebé… ¿Con quién iba a estar mejor que conmigo? ¿Y eso de dejarla en una guardería con muchos más niños, que ella nos echaría de menos y encima se pondría mala día sí y día también? No me hacía ninguna gracia, pero al mismo tiempo sabía que era algo que tarde o temprano llegaría, además necesitábamos poder ser más eficientes en el trabajo… El ritmo en el blog y redes sociales había bajado abruptamente, a veces porque se presentaban imprevistos con Olivia que no nos permitían trabajar, y otras porque yo anímicamente no estaba bien. Intenté hacer de tripas corazón y accedí a visitar la guardería para, al menos, ver cómo era y qué me parecía. Con el tiempo y la experiencia me fui relajando, acepté que no siempre todo saldría como yo quería y que aunque fallase, yo siempre estaba siendo la mejor madre posible; que detrás de todo lo que no funcionaba, no era yo siempre la culpable… Aún así, aunque me había relajado, fui a ver la guardería pero sin ánimo de ningún tipo; es más, fuimos porque nos habíamos comprometido a la visita, pero estábamos convencidos al 100% de que Olivia no iría a la guardería y que ya pensaríamos alguna forma para apañarnos. ¡Esa fue nuestra conversación en el coche de camino a la guardería! Y aunque al final Olivia ha ido a otra, entramos con esa idea y salimos con otra bien distinta. A nosotros nos encantaba tenerla con nosotros todo el día todos los días de nuestra vida, estábamos felices y orgullosos de saber que no nos habíamos perdido nada, que todo lo que sabía era porque se lo habíamos enseñado nosotros y que aunque estábamos agotados, éramos muy felices. Pero ellas tenían razón. Nosotros no podemos darle a un niño el mismo juego que le da otro niño de su misma u otra edad… Siempre se van a entretener más y poder tener cerca a figuras en las que pueden sentirse reflejados, fijarse e imitar. Es la mejor forma de aprender y crecer en un niño.

No voy a decir que los primeros meses no maldije la guardería cuando casi todas las semanas estaba mala, y al final sentía que pagaba una guardería para nada… Y lo peor, sentía que ella se ponía mala por mi culpa, por llevarla a la guarderia. #MalasMadres Pero pasados los primeros meses, la salud en general se estabilizó y mejoró, y ya sólo quedaba la parte positiva. El cambio en el Olivia fue brutal. Pasó de ser una niña a la que le costaba separarse de mis brazos, que no era excesivamente sociable y muy seria, a todo lo contrario. Ahora es muy sociable incluso con desconocidos, se ha vuelto más extrovertida y menos vergonzosa; sigue siendo tan observadora como de bebé y es muy “pilla” porque en la guardería es de las  que obedece y se porta bien, pero en casa es un trasto y muy traviesa en el sentido bueno de la palabra.

missOlivia 8

missOlivia 2

missOlivia 3

missOlivia 12

Este cambio a nosotros nos supuso retomar una parte de nuestra vida, poder volver a trabajar e incluso desconectar a ratos. Ahora alguna vez salimos a comer entre semana porque nos ayuda a desconectar del trabajo y reconectar nosotros, podemos hacer el trabajo como nos gusta hacerlo y sientes que tu vida vuelve a tener sentido. A menudo, teníamos la sensación de que aunque estaba todo el día con nosotros, nosotros sentíamos no estar con ella al 100%; la idea era que Salva o yo la entretuviésemos para que el otro pudiese hacer algo, pero mentalmente tu cabeza estaba pendiente de esa interminable lista de cosas que no paraba de crecer… Ahora, podíamos concentrarnos en el trabajo durante sus horas de guardería y desde que la recogíamos disfrutar de ella. Irnos al parque, de paseo o a merendar, quedarnos en casa jugando y luego un largo baño disfrutón.

Como decía, ha habido ratos que lo he pasado muy mal cuando ella estaba mala o cuando me llamaban para decirme que tenía fiebre y que estaba penosa, días en los que me sentía culpable de todo éso, pero cuando he visto y vivido sus progresos, cuando llegaba cada viernes con alguna manualidad que ahora se cuentan por decenas e inundan el frigorífico, cuando me canta alguna canción que le han enseñado o me dice “bye-bye”… Cuando la vi junto a los demás niños en el escenario, todos quietos aunque la música sonando, supe que habíamos tomado la decisión correcta.

missOlivia 1

missOlivia 11

missOlivia 9

missOlivia 6

Cuando Olivia era bebé, yo estaba obsesionada con pasar la mayor parte del tiempo junto a ella, y no me quería separar casi ni para ir al servicio… Me obsesioné tanto con tenerla todo el día conmigo, que los ratos que no estaba (minutos!), andaba angustiada y preocupada. Pensaba que era importante que ella estuviese conmigo -o nosotros- tanto tiempo como fuese posible, y es verdad, pero aún más importante es que ese tiempo sea de calidad y no a cualquier precio. Olivia no entró en la guardería hasta que cumplió un año, así que esos primeros 12 meses estuvo con nosotros en casa todo el día, intentando trabajar, estar con ella, mantener la casa y tener algo de vida… Os voy a ser sincera: no teníamos ni lo uno, ni lo otro. Estábamos con ella sin estar, porque sólo estábamos pendientes de los emails que llegaban y que no obtenían respuesta, de esa lista de tareas que crecía por días y vivíamos en una pequeña gran leonera. Me sentía mal porque ni sentía que estaba haciendo mi trabajo como debía, ni tampoco me podía dedicar a ella como quería, y aquí es donde digo que la guardería ha sido el punto de inflexión. Igual de importante es estar con nuestros hijos y pasar tiempo con ellos, como tener tiempo para ti y tus cosas, tu vida y lo que te gusta y apasiona; sin olvidar tampoco a tu otra mitad, a esa persona que sabes que se desvive por ti y que aunque a ratos no lo parezca, sigue siendo ese 50% que te falta, esa mano que llega cuando todo está a punto de caer, quien mejor te entiende cuando lloras por tonterías…

missOlivia 5

missOlivia 13

missOlivia 14

Pienso en lo estresada que vivía –que ahora también pero de otra forma- y en el cómo estamos ahora, y son dos mundos completamente distintos. Un día os contaré una parte de cómo viví el día a día del primer año de vida de Olivia que nunca he compartido con vosotras –y prácticamente con nadie- y sé que mucho de lo bueno de hoy se debe a este pequeño cambio que fue que empezase la guardería. Así que no tengáis miedo de que crezcan, de que empiecen a desplegar sus alas, que se sientan libres y se interesen por aquello que les llama la atención. Se pondrán malos, llorarán, se harán heridas y a veces volverán a casa con la ropa pringando de comida, pintura o manchas de dudoso color; tendrán días malos y malísimos, y tu como padre o madre también, habrá hitos que te emocionen tanto o más que a él y no podrás evitar la lágrimilla saltona, pero es inevitable: tienen que crecer y no hay que tenerle miedo. A veces me apena ver que el tiempo pasa tan rápido, que ella ya no es mi bebé, que ya casi no recuerdo cómo era cuando tenía meses y no hablaba… Pero también me siento tremendamente orgullosa al ver la pequeña gran persona en la que se está convirtiendo. Sin duda, la mejor recompensa y el mejor regalo 

13 Comments

  1. Que niña tan preciosa,Jessie,es una belleza,me encanta que de post en post la voy viendo crecer ,me imagino lo que eso supone para vosotros, Yo tengo una niña,pero ya de veinte años,disfruta de miss Olivia,el tiempo pasa tan rápido. Sobre el tema de la guardería, la verdad que al principio una tiene sus reservas,pero luego merece la pena lo que aprenden allí. Muchos saludos.

    1. Ya ves, el tiempo corre que vuela!!! Cuando a veces me quedo mirándola, mientras me cuenta sus historias y sus cosas, pienso… “cómo puede ser?!” Ayy son lo más!!! besitos

  2. Llevaba algún tiempo sin pasarme por aquí, y aunque te sigo en instagram y en Facebook, siempre que entro en el blog me vuelve a encantar cada imagen que muestras y cada párrafo que escribes. Unas palabras preciosas.

    Hoy he echado cuentas de cuánto hace que te sigo y me he sorprendido porque ya van como cinco años.
    Es increíble el trabajo tan maravilloso que hacéis con el blog Salva y tú. Lo mucho que cuidáis cada detalle de las fotos, las prendas, como te expresas al escribir, y el gran avance en general. He seguido a muchas otras chicas durante algún corto periodo de tiempo, pero acabo perdiendo el interés por sus blogs, y siempre vuelvo al vuestro, por algo será.

    Os deseo todo lo mejor. Un beso

    1. Gracias Gloria, qué bonitas palabras :) Pues sí, muchos años ya en esto y cada vez con más ilusión!! un besito fuerte linda, y qué alegría saber que aún muchas seguis por aquí desde entonces :)

  3. Me fascino este tema!!!! Con lágrimas en los ojos de la emoción de mamá que entiende terminé de leerlo!! Mi niña tiene 1 año y 7 meses. Queda en casa con la niñera 4 horas, y el año que viene va a empezar el jardín y estoy tan asustada con ese tema y se me estruja el corazón, como ahora todo está tan bien, pero también se que ella necesita de los otros niños, ella es muy sociable, saluda a todo el mundo, se va con cualquiera, pero esa parte de lo infantil me doy cuenta que le falta, porque cuando está con niños es maravilloso verla como interactúa!! Gracias!! Besos.

    1. Pues sí, quizás la guardería no es tanto una necesidad como algo beneficioso para ellos. Una de mis mejores amigas es la dueña de la guarderia a la que va Olivia, y me dijo que se nota mucho en los niños que entran al jardín de infancia del colegio, los que vienen de guarderia y los que no. No es una norma para todos, pero por lo general son niños que hay ciertas cosas que no han practicado, como ser menos vergonzoso, aprender a compartir los juegos, resolver “conflictos”… En fin, que yo creo que es algo bueno para niños y padres por igual :) besitos!

  4. Comparto el mismo gusto y aprecio mucho cada palabra de tu blog, ademas que te ves muy linda como siempre, linda familia . Me inspira mucho para seguir con el mio. Además que tienes un NUEVO POST #nuevopost #ONTHEBLOG #AMICUBASITE #notelopierdas #siguemeytesigo

    https://amicubasite.com/2017/07/20/a-quien/

    Fascinada con tu blog!! este post en especial. un besazo enorme, sigue asi me encanta leerte!

  5. Hola guapa! No sabes como entiendo cada palabra que dices. Tengo una bebe preciosa y gordita de 5 meses y medio que vino para hacernos las personas mas felices del mundo, pero también para poner nuestro mundo patas arriba.
    Ahora, miro hacia atrás, cuando tengo tiempo, y ne doy cuenta de la ansiedad con la que viví los primeros días y semanas de Lucia, me pasé los días corriendo de una habitación a otra por si hacia el más mínimo ruido yo estar presente, ppr si empezaba a llorar poder atenderla, le fuese a pasar algo,por si se encontraba mal y yo, su salvadora, no estaba a su lado… y a su lado estaba su padre, mi madre, en fin, que nada malo le iba a pasar estando gente que la quiere tanto como ellos a su lado, pero es verdad que cuesta entenderlo. ¡Que duro es el postparto y que pena que todavía no se habla de ello con naturalidad!.
    La maternidad es preciosisima,pero es miu dura también, el día del parto conoces al amor de tu vida, sí, es cierto, pero no nos conocemos de nada y tenemos que adaptarnos y eso lleva su tiempo, sus lágrimas, sus frustraciones, ellos tienen que aprender y amoldarse a nosotros y nosotros a ellos, y hasta que a nosotras nos entra en la mollera que si estamoa dos minutos lejos de ellos van a seguir respirando pasa un tiempo.
    Yo también me he sentido culpable por un resfriado, la habré dejado en corriente, le tendría que haber puesto los calcetines; con un virus, es que no le limpio las manos lo suficiente, tambor ( su peluche favorito ) estaba demasiado sucio y se lo lleva a la boca,etc.
    El viernes pasado me dijeron que este lunes empezaba a trabajar, así que deprisa y corriendo tuve que buscar una guarde que cumpliera con todo lo que pido (que me.causen buena impresión la directora y las profes, que no haya sillas y mesas en las aulas por aquello de seguir los métodos nuevos y que su enseñanza se.base en la estimación, que sean cariñosas etc), y allí me vi, haciendole un tercer grado a la directora de la guarde de mi niña, a Lulú, en rayuela, y allí estabas tú recogiendo a tu pequeña olivia que es ideal,por cierto, sin tener mucho tiempo de preguntarme si mi hija iba a sobrevivir a estar separada de mi, y si, esta estupendisimamente, amoldada por completo a la rutina de la guarde y pasandoselo pipa con los otros bebes y sus nuevos juguetes, y ciertamente, yo estoy genial descansando y desconectandi un poquito en el trabajo, porque antes estábamos toooodo el día pegadas, yo la llamo mi koalilla, pero es cierto que había días que no empleaba un tiempo de calidad con ella por el cansancio y el agotamiento que un bebe supone, así que genial!
    En fin, que te he contado mi vida para decirte que te entiendo perfectamente y que ánimo en tu nueva maternidad y paciencia con Olivia que seguro que se revela un poco al verse destronada.
    Disculpa las faltas de ortografía pero tengo a Lucia al pecho mamando y llamando mi atención a la vez.
    Besos

    1. Ayy Maria, no me digas que estás llevando a Lucia a Rayuela??!!! Pues ya te digo que estás dejándola en la mejor guarderia posible, y no porque Lulu sea una de mis mejores amigas desde pequeñas, si no porque de verdad que son todas las profes un amor con todos los niños. Todas conocen a todas, y ellos igual. Hacen muchas actividades, se lo pasan pipa e igual que te digo que hay dias que la pichubi por la mañana se quiere quedar jugando conmigo, también hay días que la traemos de la guarde entre llantos porque no se quiere marchar!! De verdad que pienso que hacen un trabajo excepcional, sin peros, y lo que más me gusta es que se adaptan a cada bebé y cada padre y respetan lo que pides; no son la guarde en la que te dicen “aquí se hace esto”, y eso para mi era muy importante.
      Y sí, yo me sentí los primeros meses tal cual dices tú, el pequeño rato que no estaba a su lado me sentía mal… Si lloraba y salva me decía “no te preocupes, que me puedo ocupar yo!”, yo me sentía mal por el simple hecho de pensar “ay pues sí, que necesito descansar!”
      Creo que parte de esto tiene también culpa esta nueva corriente en la que parece que tienes que dejar tu vida al 100% de lado y vivir pegada a tu bebé, y si no lo haces entonces eres mala madre. Pienso que esto de la crianza y los bebés se está llevando a un extremo… Que francamente, se va a llevar a muchas mujeres por delante porque la depresión post-parto en mayor o menos medida se da, y este tipo de pensamiento no ayuda en absoluto!!!

      mil besos bonita y ya nos veremos por la guarde ;) mua!

Post a Reply to Gemeladas Cancel Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *