End of 2017, what a year!

Jessie Chanes - Seams for a desire -11

Jessie Chanes - Seams for a desire -10

Jessie Chanes - Seams for a desire -4

Jessie Chanes - Seams for a desire -2

Jessie Chanes - Seams for a desire -9

Jessie Chanes - Seams for a desire -13

OUTFIT DETAILS :| Blazer – Zara (new) | Falda/Skirt – Zara (new) | Blusa/Blouse – Zara (old) | Zapatos/Heels – Mas34 | Medias/Tights – Calzedonia (new) | Colgantes/Necklaces – Lowlita&you | Anillo/Ring – Tous | Pendientes/Earrings – Lowlita&you

Y sin comerlo ni beberlo, hemos llegado al último post del año. ¡Qué año! ¡Qué gran año! 2017 se ha ganado un lugar privilegiado en mi corazón por muchas razones, algunas de peso y otras anecdóticas pero llenas de significado. El año pasado, por estas fechas, descubrimos que #DonBruno estaba en camino y no paraba de imaginarme cómo sería la vida siendo 4, si sería capaz de tirar de dos niños a la par que de una casa, el trabajo y sin descuidar a los míos. Imaginaba cómo viviríamos los últimos meses siendo 3 o cómo sería nuestra estampa familiar navideña con el nuevo miembro con nosotros. Entre todos estos sueños y toneladas de imaginación, sucedieron muchas cosas reales. Muchas cosas importantes y que jamás pensé que sucederían, y otras tantas que muy a mi pesar se quedaron por el camino… Ya sabéis que soy de esas personas que siempre quiero abarcar más de lo que puedo, y en todo me exijo como mínimo la perfección, tanto en lo personal como en lo profesional.

Así que, centrándome en lo positivo, lo mejor que me ha traído el 2017 ha sido a Bruno, mi bollito preferido y sonriente. Que me gusta y me encanta hasta resultar realmente pesada, pero tiene una sonrisa que nunca se le borra de la cara y a mi me alegra cada momento de cada día. Olivia está más graciosa que nunca. Haber empezado a descubrir a la personita que hay en su interior es de las mejores experiencias y sensaciones en lo que a ser madre se refiere, aunque eso implique que ella deje salir todo su carácter y que a mi me crispe los nervios de tanto en cuando. Pero ella es todo lo que podría pedirle a una hija. Es simpática, graciosa, traviesa pero obediente, ha heredado gran parte de mi carácter en lo bueno y en lo malo, y sobre todo me encanta que yo le guste tanto. Me imita en todo, dice todo lo que yo digo y lo que más le gusta es decir “mira mamá, ¡iguales!”. Ahora mismo siento que estamos completos y rebosantes, y eso no significa que ya no me plantee tener mas hijos -no cierro las puertas, pero a corto plazo ni de broma- pero Bruno era esa pieza que faltaba y que cierra nuestro círculo actual. Desde que está él siento que todo está compensado, aunque vivamos al límite cada día y con unos niveles de estrés que un día pueden conmigo, el otorga paz y sosiego en ese caos. Y no me puedo quejar, no debo, porque tengo ahora mismo todo lo que quería. Seguramente más. Sí, me encantaría tener más libertad para viajar, tener más tiempo para hacer mi trabajo mejor, poder volver a hacer algo de deporte y cocinar más de lo que lo hago, tener más tiempo para mis hijos, para Salva, mi familia y mis amigas, más tiempo para mi y descansar. Inevitablemente me fijo en otras bloggers que se dedican a lo mismo que yo y me dan envidia, porque me encantaría estar en esa página también. Pero entonces hago este pequeño barrido sobre todo lo que ha sucedido en estos últimos años de mi vida y solo puedo sentirme agradecida porque tengo todo lo que necesito para ser feliz. Ah! Y se me olvidaba. Nos hemos comprado una casa, la casa en la que llevamos viviendo casi 3 años :) Ese ha sido otro de los grandes capítulos del 2017 y también un sueño cumplido porque nunca pensamos que un día llegaríamos a comprarnos una casa. Todo esto sucedió en Junio/Julio y no fue cosa fácil porque surgieron varios imprevistos en el camino, y nunca os lo llegué a contar porque quería decíroslo en un video. Pero viendo cómo de rápido está pasando el tiempo, fin de año parecía un buen momento también :) No me preguntéis por qué pero cuando pasas de ser pareja a familia, necesitas sentir que creas un hogar para que todos los recuerdos tengan un lugar, para que todos nos sintamos conectados a un sitio especial. Esta casa no estaba en nuestros planes, y nada más llegar a ella ya quería mudarme; pero poco a poco le fuimos tomando cariño y es que aquí llegué embarazada, he celebrado mi primer aniversario de boda y nuestras primeras navidades con Olivia, sus primeros gateos, pasos y chapuzones en la piscina, la incorporación de Mani, el segundo embarazo y por fin la llegada de Bruno. Ahora mismo tengo muchos recuerdos atados a esta casa y me alegra saber que seguirán intactos y que estas solo han sido las primeras páginas de los muchos capítulos -o libros- que están por venir.

Jessie Chanes - Seams for a desire -5

Jessie Chanes - Seams for a desire -3

Jessie Chanes - Seams for a desire -12

Jessie Chanes - Seams for a desire -6

Jessie Chanes - Seams for a desire -8

Jessie Chanes - Seams for a desire -7

Este año tengo mucho que agradecer porque me he sentido más querida que nunca. Pienso que lo cotidiano ha robado el significado a cosas importantes como “te quiero” y “perdón”; a menudo decimos te quiero como quien da las gracias o pide la hora, como una mera formalidad. Pero este año ha sido distinto o al menos ha cambiado mi percepción. He aprendido que cada uno te quiero a su forma, a su modo, pero todos te quieren. Unos te necesitan a diario y otros sólo cuando tu los necesitas a ellos. Este año he sentido ese amor a flor de piel, y es que tengo unas amigas incondicionales que se alegran y enorgullecen de mi, me aplauden cada paso que doy y sin ellas no sería lo yo. Es cierto lo que dicen de que los amigos son la familia que elegimos. Ellas son mi otra familia. Unos padres y familia que están siempre dispuestos a echarme una mano con lo que necesite, un marido/amigo/compañero/amor que lo da absolutamente TODO por mi, porque para él soy yo y después el mundo, y unos hijos que me quieren casi tanto tanto como yo los quiero a ellos. Y por supuesto, sigo teniendo a las mejores lectoras del mundo, porque habéis estado en todos estos pequeños grandes momentos, animándome cuando lo he necesitado, escuchándome leyéndome cuando he necesitado desahogarme y animándome a que siga planteándome muchos objetivos y alcanzar metas. De verdad siento que cierro este año con un broche de oro y si este año que viene es la mitad de bueno que este 2017, me daré por bendecida y agradecida.

Os deseo muchas cosas bonitas para este año nuevo, que enterréis lo malo de este pasado y que nada empañe vuestra visión a futuro. Que os hagáis fuertes cuando las fuerzas flaqueen, que no perdáis nunca de vista vuestro objetivo aun a pesar de los obstáculos, que os queráis mucho-mucho, con vuestros pros y vuestros contras porque nadie es perfecto; que seáis felices con la vida que vivis y si no lo sois, entonces hacer algo por cambiarla, porque aunque nadie tiene una vida perfecta, todos la buscamos y anhelamos inconscientemente; que soñéis a lo grande y voléis alto, que no os plantéis el “no” como una opción y que el “mejor mañana” consigáis cambiarlos por muchos “hoy o ahora”. En definitiva, os deseo un gran año lleno de salud y felicidad.

Un beso y nos leemos a la vuelta, aunque os aviso que la primera semana de enero nos la tomamos de “vacaciones”. Tenemos muchas cosas pendientes y necesitamos tiempo para sacarlas adelante, así que es un buen momento para apretar el “Stop” y volver con muchas ganas -y un año más vieja- el 8 de enero :) Por supuesto! Nos vemos en Instagram hasta entonces!

 Mil besos y feliz año nuevo♥