#MamaPower

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -20

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -4

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -1

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -2

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -3

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -18

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -24

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -15

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -7

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -23

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -22

OUTFIT DETAILS || Camisa/Shirt – Zara (from sales) | Jeans – Zara (from sales) | Gorra/Hat – Zara (new) ||

Joyas TOUS || Pendientes Serpiente de oro y diamantes | Collar Mamá de oro | Colgante Mamá de nácar | Collar Superpower corazón de nácar | Anillo Camee oso | Anillo Sky Power de nácar | Anillo Serpiente de oro y diamantesBolso shopping pequeño color beige ||

OLIVIA’S OUTFIT || Peto – Zara Kids Boy (new) | Camisa/Shirt – Clementine (old) ||

BRUNO’S OUTFIT || Camisa/Shirt – Zara Kids Boy (new) | Peto – Zara Mini (new)

Muchas veces, me paro a pensar en la vida, en mi vida. En realidad no sucede tan a menudo, porque no penséis que con dos niños queda mucho tiempo libre, pero intento buscar aunque sea pequeños momentos y que no pase mucho tiempo entre uno y otro, porque para mi es vital esa reflexión. A veces lo necesito para dar un cambio, y otras sin embargo, se convierte en el motor que me hace continuar. Estos últimos meses están siendo lo más difíciles (y sobre todo cansados),pero más bonitos de mi vida. Estoy llegando y tocando cada uno de mis límites, tengo sensaciones y sentimientos que a menudo me desbordan; hay días que estoy tan cansada que hasta solo el pensar me cuesta. Son estos días cuando necesito hacer estas pequeñas reflexiones para darme cuenta de que en realidad, aun por lo duro que parezca, el camino va en la dirección que debe ir.

Ser madre no siempre es fácil. Aunque la mayoría de los días y en casi todas las circunstancias encuentras gratitud, también hay momentos en los que desearías cambiar de capítulo. Como cuando te enganchas a un libro y como no puedes esperar a llegar al siguiente capítulo, te saltas las últimas páginas. Hay días que he echado de menos mi yo de antes de ser madre. Cuando era despreocupada, vivía sin horarios ni restricciones, tenía tiempo para mis cosas y sobre todo para mi.

Ser madre ocupa casi el 100% de ti, de tu cabeza y de tu ser. Es el proyecto en el que más te vuelcas y al que nunca escribirás la palabra fin. Es un proyecto que sabes cuándo empieza pero no cuando acaba. Te cambia por dentro y por fuera, altera tu visión y los sentimientos, el significado de la mayoría de las cosas cotidianas.

Ser madre te transforma, y no sólo eso, si no que te hace progresar y evolucionar a la velocidad de la luz. Nunca te puedes tomar un tiempo, porque las horas corren y los minutos no perdonan. Ellos no van a dejar de crecer porque estés cansada, y aceptar que no vas a estar en todo es lo que a menudo más cuesta.

Ser madre te hace a veces perder el norte, el sur que te mantiene en pie, o que pierdas de vista el horizonte. Que llegues a no distinguir la luna del sol, la noche del día, o una lluviosa tarde de otoño de una brillante mañana de primavera. Y aun a pesar de todo lo que dejas de ti y de tus cosas en el camino, de todo sales con las manos llenas.

Ser madre te exige dar lo mejor de ti, darlo casi todo, entregarte a la causa sin pedir a nada a cambio mas que, que el amor que estas creando, sea incondicional, duradero y para siempre. Resulta agotador y estresante, te lleva a atravesar algunos túneles que no esperabas encontrar, pero también os diré que es una de las cosas más bonitas que hay.

Ser madre no lo es todo, pero es gran parte de lo que hoy soy. Mis hijos no son toda mi felicidad, pero sí gran parte de ella. Ellos no son los únicos que me hacen querer vivir, pero son los culpables de la mayoría de mis sonrisas.

Ser madre es una de las mejores cosas que estoy viviendo, una de las mejores cosas que me podrían haber pasado pero por la que tengo que dar gracias.

Soy la madre que soy gracias a mi madre. De ella aprendí todo, lo bueno y lo no tanto, ella me estableció un camino y me brindó un boceto para desarrollar el mío como mejor creyese.

Soy la madre que soy gracias a Salva, que me da todo el apoyo que puedo necesitar en el día a día. Me oye, me escucha, me soporta, me brinda todas las herramientas que necesito para que desarrollarme como deseo.

Soy la madre que soy gracias a toda la gente que tengo cerca, a mis amigas, a mi familia y a veces hasta la gente desconocida que en un momento, te dan la palabra de aliento que tanto necesitabas oír. Soy la madre que soy  porque me soportan, me apoyan, me animan, me guían, me hacen reír y llorar, me mantienen en mi ser aun a pesar los cambios repentinos y constantes. Me guían hacia lo que yo considero felicidad, más allá de mi trabajo y mis hijos.

Soy la madre que soy gracias a mis hijos que no sólo me llevan hasta mis límites conocidos, si no que hacen que me adentre en lo desconocido. Me quieren con locura, con rabietas y con numeritos en mitad del supermercado. Me exponen a todo y a todos, pero sobre todo a sus diminutos brazos que me rodean justo cuando menos los busco y cuando más los necesitaba en realidad.

Soy la madre que soy porque antes de eso fui muchas otras cosas; fue estudiante, soñadora, cantante bajo la ducha, bailarina, amiga de mis amigas, la mejor novia del mundo –o eso quiero creer-, hermana, prima y nieta. He vivido muchas cosas para aprender grandes lecciones que me ayuden hoy y a ellos mañana.

Soy la madre que soy porque así lo deseo, incluso cuando no me identifico. Cuando pienso en qué hago o hacía donde voy, porque a veces es inevitable perder las ganas y el optimismo. A veces, la vida no es de color de rosa, ni tan siquiera de algún otro color más que negro. A veces cuesta pensar que mañana será mejor, que las cosas cambian y que lo malo no es para siempre. Pero ellos y el carrete de fotos del móvil me recuerdan que todo es temporal, que el tiempo vuela, las horas corren y los días no perdonan.

Quizás no sea mi mejor texto ni tan siquiera aceptable como una entrada dedicada al día de la madre, pero es sincero y verdadero. La mayor parte del tiempo somos lo que queremos, y el resto del tiempo somos el intento de serlo o lo que las circunstancias nos permiten. El resumen es que soy la madre que soy gracias a todo lo que me rodea, y que no me saquen de mi contexto porque entonces seguramente habría cosas que carecerían de sentido. 

Hay muchas cosas que quiero contaros sobre ser madre, ahora que lo estoy viviendo por segunda vez y siéndolo por partida de doble, pero a veces no encuentro el tiempo y otras las palabras adecuadas. Pero como una imagen vale más que mil palabras, espero que me podáis perdonar por colección tan larga que hoy publico y dar gracias, porque si dependiese de mi, hubiese publicado por lo menos 75 ;)

 

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -25

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -17

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -16

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -19

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -21

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -26

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -28

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -5

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -8

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -10

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -12

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -11

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -13

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -14

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -27

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -29

Jessie Chanes - Seams for a desire - Tous -6

Tous - 1

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *